¡VAMOS EN CAMINO!

¡VAMOS EN CAMINO!
Luz Verde. Cambiando mi Mundo...

01 febrero 2012

SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL

La Alienación Parental, el Clan Alienador,
el cambio de víctima 
(observaciones)

Autor: José María Bouza – Co - autor del Libro -


(SAP) SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL 
Proceso de obstrucción del vínculo entre los hijos y uno de
 sus progenitores

La Alineación Parental que produce el rechazo de los hijos hacia uno de sus
Progenitores, usualmente el Progenitor no conviviente, comienza
con la acción de una sola persona, pudiendo desarrollarla a conciencia
 ó involuntariamente, pero a medida que avanza
 en el tiempo y en su ejecución, suma partícipes a la misma,
 formando un “Clan Alienador” (Hijos, Familiares, Amistades,
 Profesionales), en donde al tiempo es difícil identificar quien
es el “líder alienador”, o bien, si el liderazgo de la Alienación 
paso a otro, y si es una actitud voluntaria o accidental desde lo individual
 ó grupal.
 
Ese “Clan Alienador” asume una concepción exaltada de la historia,
en donde indefectiblemente debe existir un “Enemigo peligroso“ a eliminar,
 asumiendo la protección de las supuestas victimas, quedando justificada 
la violencia psíquica y física necesaria ejercida para dicha protección. 

Se entiende la intervención del entorno, porque van en auxilio y porque
cada individuo guarda su propio conflicto interior y la vida ajena representa
un medio para descargar sus propias cuestiones no resueltas.
Se observa claramente el fenómeno de “los nuestros”
 y “los otros” , bandos necesarios para justificar cualquier contienda,
 sin importar que “Los otros”, no este imbuidos del espíritu combativo,
el “Clan Alienador” fija sus modalidades.
Si no hay enemigos identificados, no podría existir  la “Alienación”.

El progenitor alienador puede revelar información a los niños que no están
 desarrollados para oír, 
o que debería haberse mantenido dentro de los límites de la relación de los padres. 
También pueden castigar a los niños que persisten en tratar de tener una relación
 con el progenitor alienado – Dra. Amy JL Baker
Es una guerra contra la cual los niños
 no pueden ganar o defender ellos mismos.
Es una guerra donde está alguien el “enemigo” 
que los niños aman - Dra. Reena Sommer

El deseo de exclusión del “Otro” es de fácil observación en los casos de alto grado 
de Alienación Parental, tendiente a denigrar a un tercero, habitualmente el Progenitor
no conviviente, aunque en ocasiones ,
es generada desde el Progenitor no conviviente, teniendo rasgos muy parecidos,
con la ausencia de exclusión del afectado por la Alienación de la vida de los hijos,
y no esta presente el “factor litigante exacerbado” 
que si esta en la Alienación Parental , como eje conductual por parte del Progenitor
conviviente, esta opción es desplegada en el aspecto destructivo de la imágen
de la victima de la alienación, buscando la supresión física,
que esa persona no tenga acceso alguno a los hijos.

La eliminación total del Progenitor rechazado como objetivo grupal,
es una percepción errónea por parte del “Clan Alienador”,
pues para existir la “Alienación Parental”
debe ser de acción continua y existir una "víctima presente"

Cuando el proceso alienante logra el objetivo de eliminación física y afectiva, el
Alienador incorporo la “actitud adictiva de la destrucción” , siente la necesidad de
la “Provocación” y la ejercerá hacia adentro , buscando ir tras un nuevo “blanco”,
se unirá a un hijo , a otro familiar, buscara dentro del “Clan Alienador”, 
el o los aliados en contra de una nueva “victima directa” que generalmente es parte
 de ese mismo entorno.
Usualmente la primer opción sobre quien volcara la nueva acción
alienadora es la “nueva pareja” que hasta un tiempo atrás era fiel colaborador /a de
su proyecto de exclusión.

Si esa compulsión alienadora es dirigida hacia un “hijo”,
motiva la necesidad del hijo convertido
en “nueva victima” de buscar al Progenitor que fue excluido de su vida,
“el rechazado”, como una forma de escape a la violencia que teme,
 por haberla conocido al ser aliado ocasional.

Es de suma importancia para la victima de la Alienación Parental ,
 preparar el hogar,la familia receptora y contenedora, para cuando
 los hijos tengan la necesidad de auto- excluirse del “Ambiente Alienador”, 
 que no es solo recibirlo, es estar preparado para el ejercicio
 de una gran responsabilidad,reciben a un hijo con múltiples problemas,
incluido el haber sido participe de hechos desleales en su contra.

Una vez activada la bomba de la conducta alienadora,
persiste en actividad, y el “Alienador” busca contra quien volcar
 sus desbordes, es habitual la perdida del “Clan”, ante los riesgos
 jurídicos a los que se ven expuestos,cuando los hijos logran liberarse
 de esas presiones. Si el alienador no encuentra su nuevo objetivo,
a falta de referente cierto ,
comenzara la acción destructiva contra si mismo /a.

Es observable para el entorno que la persona Alienadora va
alterando su conducta, cada vez se muestra mas confrontativa,
reduciéndose el vinculo de amistades y familia aliada.

Cuando ese entorno vislumbra que algo no cierra en esa “historia oficial”, repetida
desde lo emocional, careciente de fundamentos, se aparta por preservación.

Los hijos al comenzar el despertar a la realidad y la conducta del alienador,
 de acuerdo a lo aprendido tienden a “Demonizar” a quien fue
su Alienador y a tener exageradas expectativas hacia quien fue alejado.
Para el Alienador Parental, es indispensable mantener
en el tiempo su actitud alienadora, la hipótesis de conflicto permanente, 
el riesgo en el vinculo con el otro, la negación hacia el supuesto enemigo
del “Clan” Luego de años de Alienación Parental, los hijos comienzan
 el proceso opuesto,suelen reconocer al verdadero victimario 
y producir un rechazo hacia esa persona.Es en la adolescencia en donde
 se produce las mayores decisiones de auto-exclusión de los hijos.

El equilibrio perdido en esa familia, no es de fácil recuperación
y los hijos deben encontrar en el Progenitor victima de la
 Alienación a una persona confiable , con una conducta
 que merezca respeto.

 Si no lo encuentran pierden la posibilidad de comenzar a establecer
 vínculos sanos para su vida adulta.Los niños, no así el padre alejado,
están totalmente indefensos para ayudarse a sí mismos.
Sólo les queda esperar que los adultos resuelvan el problema
para liberarlos de esta pesadilla. 

Si la intervención no se produce, el niño queda abandonado y
crecerá con pensamientos disfuncionales Dr. Douglas Darnall. 

El Progenitor victima de Alienación Parental debe trabajar
en si mismo, en su presente y futuro, aún en la ausencia y
rechazo de los hijos, en ocasiones puede contar  con muy poco
 tiempo para brindar ayuda a los Hijos, cuando ellos lo requieran
y si ellos se defraudan, si no es lo que buscaban, si encuentran lo
 mismo que desde donde se  auto excluyen, van a ir a cualquier lado,
con cualquier persona, a repetir su historia alienadora,
como victimario ó victima.

2 comentarios:

rosscanaria dijo...

Este proceso de excluir de la vida de tus hijos a la otra parte es terrible, hace sudrir tanto al excluído o víctima como a los propios aliados...
Besos enormes Monica y linda semana mi niña,

Mónica J. Volgin dijo...

La solución a este problema no es fácil.El niño puede encontrar obstáculos insuperables si, más tarde en su vida, busca reestablecer las relaciones con el progenitor perdido y su familia. Empezar a NO negar este síndrome y concientizar ya es un pequeño aporte para contribuir a la perpetuación del problema. Muchas gracias por tu aporte y estar PRESENTE, abrazo de alma.

Mis Imágenes

¿Tenés alguna pregunta?

¿Tenés alguna pregunta?
Queremos que te saques todas las dudas sobre el rol que tiene Monsanto en la sociedad